Saltar al contenido

El alíen y el niño perdido

El alíen y el niño perdido

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Hola a todos, hoy os contaré la historia del «alíen y el niño perdido», un poco curioso no, bueno, esto es algo de lo que estoy segura de que no os vais a arrepentir de leer.

Esta historia comienza con un día normal y corriente, en que los niños van al colegio por la mañana, en este caso el niño se llama David, él tiene 11 años, y es muy inteligente, es el más listo de la clase, y todos los profesores le adoran. Ellos están muy contentos con las notas y el comportamiento de David, pero un día que volvió a casa del cole, se encontró a sus padres peleando en la cocina otra vez.

Él ya empezaba a estar distante de sus padres y empieza a sacar malas notas en el colegio. Los profesores empezaron a darse cuenta de las notas y el comportamiento extraño que tenía David, así que decidieron llamar a sus padres para una reunión, para que hablaran del comportamiento que tenía su hijo, ya que era raro que estuviera así. Cuando estuvieron reunidos el hijo, la madre, el padre y los profes, empezaron a hablarles de lo que le pasaba a su hijo, entonces es cuando los padres entendieron que le afectaba a David las broncas que tenían, así que lo solucionaron todo.

La excursión

En ese momento una profesora de David dijo que tendrían una excursión la semana que viene para ir a un campamento, en un bosque a una hora de aquí, los padres aceptaron porque pensaron que así el niño se podría olvidar de lo que había pasado, cuando fue el día de la excursión, el niño instaló su tienda de campaña, cuando terminó se fue a investigar el bosque con unos compañeros suyos, pero un momento después los amigos de David dijeron que había visto algo moverse en una cueva, pero David no había visto nada, después de un rato los niños escucharon unos ruidos que hicieron que se fueran de inmediato donde estaban los profesores.

Pero David se quedó al lado de la cueva y luego se adentro poco a poco haciendo que cada vez se volviera más oscuro, hasta que vio una salida que brillaba muy resplandeciente. Él se adentra más y cuando llegó a la salida vio algo moverse en unos cristales, después de un rato buscando lo que había visto moverse se dio cuenta que ya había estado allí mucho tiempo, así que salió de la cueva.

La cueva

Cuando llegó al campamento los profesores empezaron a darle abrazos a David, diciéndole que a donde se había ido y que había pasado, pero el niño no contestó. Sin embargo, se hizo de noche y se fue a su tienda de campaña, estuvo todo el rato despierto esperando a que todos se durmieran para ir otra vez a la cueva. Cuando llegó empezó a escuchar ruidos extraños, pero él, tan valiente, se adentro sin miedo. Pero, cuando entró, algo le cogió de las piernas y le arrastró hacia la luz brillante de antes.

No obstante, el niño vio algo que no había visto antes. David vio que era un alíen el que lo estaba cogiendo de la piernas, él no se lo podía creer, así que dejo que el alíen se lo llevara. El alíen lo engancho en una camilla y le ató las muñecas y los tobillos para que no se pudiera mover. En ese momento el alien se empezó a comer al niño lentamente haciendo que lo último que se comiera fueran sus ojos, y desde entonces, todo el mundo empezó a buscar a David, pero no lo encontraron. Buscaron en la cueva, pero ya no estaba aquella luz, ya no había nada, así que David fue el caso más raro de toda aquella época.

Creepypastas