Saltar al contenido

Ben Drowned

Ben Drowned

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Hoy os contaré la terrible historia de «BEN DROWNED». Conocí a Ben en el colegio, yo era el niño nuevo, al principio Ben era muy tímido, pero empezó a coger confianza hasta un punto de ser mejores amigos. Un día Ben me contó que su padre falleció cuando tenía diez años. Un día antes de su muerte, le contó que le hacían bullying en el colegio. Su padre le dijo que hablaría con su profesor para arreglarlo, pero lo que Ben no se esperaba era que esas iban a ser las últimas palabras de su padre.

Cuando la policía le dijo a mi mejor amigo que su padre había muerto, se puso muy triste, ya que era lo único que tenía. Cuando me lo contó me sentí mal por él, ya que aun después de eso los tres matones seguían molestándole. Por otro lado, hay que comentar que mi amigo estaba obsesionado con un videojuego, sin embargo, tengo que explicarte cómo empezó todo.

Creepys

El videojuego de Zelda

Un día Ben me llamó diciendo que ya había conseguido comprar el nuevo juego de Zelda con sus ahorros y que si quería ir a probar el videojuego con él. Ben me comentaba que el protagonista es muy valiente capaz de enfrentarse a cualquier persona, me decía que ojala se pareciese a Link, protagonista del videojuego Zelda. Yo le dije que no podía, ya que tenía planes con mi familia, así que él me comentó que no pasaba nada.

Al día siguiente me contó todo lo que pasaba en el videojuego y me enseñó el cartucho, ya que lo tenía en la mochila. En la hora del patio Ben vio como el líder de los matones registraba su mochila y se llevaba su videojuego, mi amigo me pidió ayuda y yo sin dudarlo fui directo a la profesora a contarle lo que había sucedido.

La profesora le registró la mochila y allí estaba el cartucho de Zelda. Sin embargo, el matón le dijo en voz baja a Ben:

“Esto no se va a quedar así”.

Mi mejor amigo cogió el videojuego y me lo dio para que no se lo volvieran a quitar, me pidió que lo guardara y que después iría a mi casa a recogerlo. Empezó a pasar el tiempo y Ben no venía y me empecé a asustar, así que me fui a buscarlo a su casa. Al llegar allí llamé a la puerta y nadie contestaba y en ese mismo momento escuche el grito de mi amigo.

Un trágico final

Fui por detrás de su casa, donde había un río al lado, me lo encontré allí junto con los tres matones. Ben estaba tirado en el suelo gritando y llorando mientras se tapaba la cara, pero el líder de los matones cogió un palo y le empezó a pegar con la rama en los ojos dejándole casi ciego. Los amigos del líder se fueron corriendo asustados, no querían saber nada de lo que estaba pasando. No obstante, mi amigo Ben, acabó muriendo ahogado por manos del líder.

Yo fui corriendo donde estaba Ben y lo tumbé encima de mis rodillas, empecé a llorar por la muerte de mi amigo, no se lo merecía, y mucho menos a manos de esos canallas. La policía llegó después, pues resulta que una vecina estaba al tanto de lo que estaba pasando y decidió llamar a las autoridades.

La maldición de Link

Días después de la muerte de mi amigo hubo muchos casos de niños muertos, igualitos a la muerte de Ben, y los casos fueron de los matones de mi mejor amigo. Yo me empecé a asustar porque pensé que él aún seguía vivo, pero cuando fui a hablar con los agentes de lo que había pasado, me enseñaron fotos de cadáveres, y resulta que todos habían jugado al mismo juego que tenía Ben.

Era el mismo cartucho que tenía yo, lo guarde por el recuerdo de mi mejor amigo. Yo no podía creer lo que veía, así que no me quedó más remedio que jugar al juego de Zelda. A punto de terminar el juego me mataron y empezaron a salir escenas que eran muy macabras, salía “Link” el protagonista del videojuego diciendo:

“No me pudiste ayudar, aun así, te perdono porque eres mi mejor amigo”.

Sobresalte de la cama y fui directamente a apagar la consola y ya no supe nada mas de el videojuego, estaba cagado de miedo.

Creepypastas