Saltar al contenido

Slender Doll

Slender Doll

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

La leyenda de «Slender Doll» trata de una niña que se escapa de un psiquiátrico, así que voy a contarte la historia desde el principio. Adeline tenía una vida muy difícil, su madre y sus hermanos la ignoraban completamente y su padre la maltrataba continuamente. La niña tenía un trastorno mental, esquizofrenia, en el que la acompañaban diferentes voces en su cabeza.

El único que la ayudaba en casa era su hermano Jonathan, que a menudo intentaba protegerla de los golpes de su padre. Un día su padre la agarró del cuello y estuvo apunto de matarla. Pero al final la dejó diciendo:

“No importa, mañana vendrán a por ti”.

Ella, sin entender nada, le preguntó a su hermano por qué decía eso. Jonathan intentó disimular diciendo que no tenía ni idea, aunque realmente sabía lo que iba a pasar.

Creepypastas

Internada en un psiquiátrico

Al día siguiente los peores pronósticos se cumplieron. Dos personas del sanatorio fueron a recogerla. Pese a la insistencia de su hermano, que incluso llegó a pegar a uno de ellos, fue internada en el psiquiátrico Mental Black Forest. Allí su vida era peor aún que en casa. Sentía que todos los días eran iguales, la maltrataban y vivía en un absoluto infierno. Su única salvación era la enfermera Annelie Grünewald, ella nunca le gritaba y además capitaneaba su actividad favorita, la costura. 

Pero un día todo cambió, mientras estaba acostada en su cama escuchó que en las habitaciones de al lado, la jefa de personal gritaba para que todos se levantaran. Ella la ignoró y siguió un rato más, pero de pronto, apareció en su habitación y la amenazó con levantarse. La voz de su cabeza le decía que le pegara, pero ella, una vez más, se armó de valor y obedeció. Ese día, de camino a la cafetería, vio un personaje raro en el bosque, no tenía cara, pero se comunicaba con ella. Le decía que cuando pudiera, fuese a su encuentro.

La escapada

Ella sabía, por el resto de pacientes del sanatorio, que escapar de allí era imposible. Así que simplemente agacho su cabeza y siguió caminando. Ese día la enfermera Annelie estaba muy triste y Adeline se dio cuenta. Pronto supo que el motivo era precisamente ella. Desde la dirección del centro habían decidido que la enfermedad de la pequeña era incurable, por eso pretendían dormirla para siempre, matarla. Pero Annelie la quería demasiado y no iba a permitirlo, por eso le propuso escaparse.

Ella la ayudaría a encontrarse con su hermano en el bosque. Esa misma noche la enfermera distrajo a los doctores para que Adeline pudiera salir por la puerta lateral. Lo consiguieron, pero no contaban con que el jardinero saliera justo en ese momento del cobertizo, y de esa forma la pilló. El jardinero dio la voz de alarma mientras la pequeña corría tanto como podía por el bosque.

Perdida en el bosque

De hecho, con el miedo no paró a mirar hacia donde iba, y de pronto se dio cuenta de que estaba justo en medio del bosque. No sabia donde dirigirse, hasta que escucho la voz de su amigo invisible:

“Por aquí pequeña”.

Dio un paso en esa dirección, pero enseguida se dio cuenta de que el personal del sanatorio estaba muy cerca. Entre ellos, la jefa de personal, aquella horrible persona que le había hecho la vida imposible a Adeline. Llevaba un hacha en sus manos, lo que le hacía intuir que la cosa acabaría fatal. Sus fuerzas flaqueaban, pero aun así, corrió cuanto pudo.

Su extraño amigo intentaba ayudarla amedrentando al personal, pero eran muchos. Mientras seguía corriendo, Adeline tropezó y se cayó. Eso provocó que la jefa de personal la alcanzara. Ella le rogó que no quería volver al psiquiátrico, y la jefa le dijo que ese deseo si podía concedérselo. Levantó su hacha y la dejó caer sobre el cuerpo de la pequeña en múltiples ocasiones.

Troceo a Adeline en mil pedazos. Los acompañantes de la la jefa se quedaron totalmente horrorizados al ver lo que había hecho, pero lo que no se esperaban era girarse y ver a una enorme figura mirándolos fijamente.

Muertes misteriosas en el bosque

Cuando la jefa acabó su trabajo se giró para que alguno de ellos le sujetaran el hacha, pero lo único que se encontró fueron tres cuerpos colgando de un árbol. Allí estaba él, la leyenda de «Slenderman» era cierta, estaba justo detrás con aquella figura larga sin cara. Slenderman acabó con ella y también con todos los demás trabajadores y pacientes del psiquiátrico.

Slenderman presenció mil veces las terribles muertes que sucedían en el bosque, eso tenía que acabarse. Solo dejó con vida a una persona, la enfermera Annelie, sin embargo, resucitó a Adeline convirtiéndole en una muñeca de trapo con muchas costuras, y la llamó Slender Doll.

Creepys